Motivación

Cinco recomendaciones para aumentar la motivación en el teletrabajo

Cinco recomendaciones para aumentar la motivación en el teletrabajo

¿Cuál crees que es el tema principal que me solicitan como conferencista? Motivación, motivación, motivación. “Mi equipo de ventas necesita motivación, mi grupo de consultores anda bajo de motivación. ¿les hacemos una videoconferencia, Rafa?” ¡Seguro!

La motivación es todo un tema. Va desde los que creen que la motivación es innecesaria hasta los que consideran la motivación indispensable.

Veamos a la definición de motivación para tener de dónde partir.

La Real Academia de la Lengua Española (RAE) la define así:

Conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona.

Creo que para que quede más claro el asunto, podemos ir a la etimología de motivación, que viene del latín motivus y que significa movimiento.

La motivación es lo que hace que nos movamos, que llevemos a cabo alguna acción.

Cuando las personas consiguen un nuevo empleo están llenas de motivación porque algo externo les promete un futuro brillante y parecen el conejito de Duracell. ¡Desbordan de motivación! Después de seis meses esa “luna de miel” se desvanece y la mayoría de las personas le empiezan a ver lo malo a todo dentro de esa empresa. ¿Dónde quedó la motivación? Desapareció.

¿Existe alguna fórmula para la motivación?

Resulta que sí. Al menos conceptualmente, y es muy útil para entender mejor la motivación.

La fórmula es DESEOS, SUEÑOS O ANHELOS x CREENCIAS

Es una multiplicación con dos factores: Los anhelos que una persona quiere obtener y por otro lado, qué tanto cree en que los puede lograr. Si uno de los dos factores es bajo o indefinido, la motivación desaparece.

Los anhelos que una persona quiere obtener y por otro lado, qué tanto cree en que los puede lograr. Si uno de los dos factores es bajo o indefinido, la motivación desaparece.

Si la persona trabaja o tiene un negocio y no tiene sueños en su vida, su primer factor es inexistente, lo que equivaldría a cero. La motivación cae.

Si, por otro lado, no siente confianza en la empresa para la que trabaja, ya sea por su mal liderazgo, su situación financiera, su poca adaptabilidad ante los cambios, etc. tal factor, el segundo, también es bajo. La motivación también cae.

Debo tener algo por lo cual levantarme en las mañanas e ir a trabajar o encender la laptop, ya sea el anhelo de comprar una casa, un coche, hacer un viaje y tener esos sueños claros para que la motivación sea alta. 

También debo creer en la empresa o el proyecto en el que trabajo para que eso me motive.

Las convenciones, la publicidad, el sentirse parte de un grupo al asistir a la oficina son factores que aumentan tu confianza en tu empresa y, por lo tanto, tu motivación. Si eres de esas personas que se ponen metas y trabajan con ahínco para lograrlas, habrá también motivación por ese lado. Dos factores de alta motivación y ese miembro del equipo estará motivadísimo.

De pronto, nos llega una pandemia y nos encierran a todos. ¿Sueños? Si lo que tengo es miedo. ¿Creer en la empresa? Si ya no sabe qué hacer para mantenerse a flote. Ambos factores son inciertos y la motivación de todos disminuye. Es natural, pero eso no significa que dejaré en manos de las circunstancias mi nivel de actitud y de motivación. Mi motivación la debo determinar yo y nadie más ¿de acuerdo?

¿Qué puedo hacer para mantener una motivación alta y superar este enorme obstáculo, llamado pandemia, cuarentena, encierro, etc.?

Aquí van las cinco recomendaciones para mantener tu motivación alta:

Recomendación número 1

Piensa lo que te hace feliz

Toma algo para escribir y comienza a recordar momentos de los que te sientes orgulloso. No en términos generales. Eso no genera motivación. No toda tu carrera, sino un momento. Quizá cuando pasaste al frente y te entregaron tu diploma. Ese instante está en tu memoria y al transportarte ahí, el sentimiento que inundaba tu ser te llegará de nuevo y sentirás gran emoción. Gran motivación. Escribe varios de esos momentos de tu vida: el momento en el que recibiste las llaves de tu auto o tu casa y te llenó de motivación, el momento en el que tomaste por primera vez a tu hijo recién nacido en tus brazos y te inundó una motivación casi indescriptible. ¡Recuerda esos momentos y te llenarás de motivación, ya lo verás!

Recomendación número 2

Cuida lo que vez

Cuida la información que entra en tu mente. La motivación tiene mucho que ver con lo que piensas. Si tienes miedo, te paralizas. Si miras noticias todo el día y series de narcos, es natural que sientas preocupación y poca motivación. He recomendado durante años el disminuir la cantidad de noticias y series negativas pero no lo he conseguido. Ojalá que tú sí lo hagas para que aumente tu motivación, pero también te haré otra sugerencia. Diluye. Sí. La información negativa es como un veneno. Un veneno mortal que mata la motivación.

Si te diera una botellita de veneno y te lo tomaras, morirías, pero si desinfectamos una alberca, echamos en el fondo la misma cantidad de veneno de la botellita y después llenamos la alberca con un millón de litros de agua potable, podrías beber de ahí. El veneno se ha diluido. 

Mientras más información positiva entre en tu mente, más motivación sentirás. Mientras más información negativa entre, menos motivación sentirás. Te recomiendo películas positivas, como las de los deportistas que a pesar de los retos encontraron la motivación para salir adelante, libros de motivación y videos de conferencistas que se dedican a la motivación. Te prometo que harán una gran diferencia en tu vida. Tu motivación aumentará.

Mientras más información positiva entre en tu mente, más motivación sentirás.

Recomendación número 3

Cuida lo que dices

Cuida lo que dices. Al hablar en voz alta programamos el subconsciente y busca aquello que le decimos que encuentre. Si decimos “me siento mal” tu subconsciente tratará de que te sientas mal, ya que sigue tus instrucciones. Si dices “me siento bien” aunque no sea cierto, tu subconsciente te acercará a situaciones y a personas para que te sientas mejor. 

Decir “La motivación me inunda, estoy motivado, estoy emocionado, esta Pandemia no me va a acabar, esta cuarentena no me va a detener en el logro de mis sueños. Sé que lo puedo superar, ya que he salido antes de situaciones difíciles. Creo en mí. Creo en mi potencial. Todo va a estar bien. Me siento lleno de motivación ¡Así es y punto!” 

¿Crees que hablar así provoque motivación? Claro que sí. Aprende a cuidar tus palabras y controlarás mejor tu nivel de motivación.

Recomendación número 4

Postura correcta para motivarte

Cuida tu postura. Se ha comprobado que la postura tiene un efecto directo con el estado de ánimo. Con la motivación. Si estás encorvado, echas los hombros hacia abajo y miras al piso, te aseguro que lograrás deprimirte y también lograrás borrar cualquier asomo de motivación. No. Controla tu motivación mediante tu postura. 

Haz este ejercicio: Párate derecho, levanta la barbilla, sonríe, levanta los brazos y di “Me siento bien, me siento bien, me siento bien,”. Toma una respiración después de hacer el ejercicio y nota cómo cambió tu estado de ánimo. Te has llenado de motivación de forma voluntaria y lo puedes hacer cuando quieras.

Recomendación número 5

Usa la frase “Esto es bueno. ¿por qué?”. Cuando algo malo nos sucede tendemos a desmotivarnos porque a nadie le gusta el cambio. Hemos perdido la motivación. Si repites en voz alta esta frase y tratas de búscale lo bueno a la situación, encontrarás puntos de vista que no habrías encontrado de no haberla usado. Sonreirás y esa motivación llegará de nuevo. 

Durante esta cuarentena, al principio todos nos sentimos incómodos ¿motivación? ¿de dónde? Pero si usas la frase: “Esto es bueno; ¿por qué?” te darás cuenta de que has aprendido a usar la tecnología como nunca antes. Te has vuelto más productivo, has desarrollado habilidades que ya están incorporadas a tu vida. 

Pensemos en el día a día: ¿Te cancelaron una reunión programada por Zoom? ¡Qué bueno! Aprovecha para darle un abrazo a tu pareja o a tu hijo o sírvete una taza de café y admira el paisaje por la ventana. No tendrías ese momento de no ser por la cancelación. ¿Sientes cómo aumenta tu motivación? Esta es una frase que yo he usado durante años para mantener mi nivel de motivación siempre alto. 

Recuerda que siempre habrá obstáculos en la vida que nos quieran arrebatar la motivación, pero ya tienes cinco herramientas para recuperarla. Toma el control de tu nivel de motivación. No eres un títere. Las circunstancias no deben subir y bajar tu motivación a placer. ¿Te sucedió algo malo? Elige una de estas cinco opciones y vuelve a sentir motivación por la vida, por el mundo, por el futuro. 

¿Te recomendé ver videos de conferencistas motivacionales como las de ese tal Rafa Limón? Eso espero porque es buenísimo. Nada como ver su canal de YouTube para llenarte de motivación.

Hasta la próxima. ¡Arriba esa motivación!

Ver más sobre motivación en Wikipedia

¿Quieres motivar a tu equipo de trabajo y lograr mejores resultados?

Contáctame y platicamos

Deja una respuesta